Compro neumáticos de baja calidad o ahorro para poner unos de marca

Debido a la difícil situación económica por la que hoy todos pasan, más de uno se ha tenido este dilema con su presupuesto: “¿Compro neumáticos de baja calidad o ahorro para poner unos de marca?”. Para muchos se trata tan solo de un neumático y piensan si algo llega a suceder aún contaré con el de repuesto, ¿pero realmente es tan sencillo?

Si bien es cierto que se debe pensar en lo económico, también se deben tener ciertas consideraciones al respecto. La seguridad es uno de los puntos que se encuentran en juego cuando se decide invertir en neumáticos de pésima calidad, ya que estos no son fabricados con los materiales de alta resistencia o bajo todos los estándares de seguridad.

Entonces, ¿cuál es la diferencia?

En primer lugar, el agarre del neumático de baja calidad es completamente diferente al de marca, inclusive cuando el automóvil se desplaza por la ciudad a baja velocidad se puede comprobar la diferencia. Si bien es cierto que resultan más económicos y además pasan “en la raya” los estándares requeridos, no se puede negar que su desempeño será rápidamente identificado por el conductor.

Ahora bien, si continuamente te expones a cambios climáticos, el riesgo es aún mayor pues los neumáticos de baja calidad tienden a alargar las distancias de frenado y además proporcionan pésimo agarre en pavimento mojado.

Otra de las cifras que debes considerar al querer reducir gastos es la cantidad de accidentes reportados a causa de neumáticos de baja calidad, un riesgo que ha sido minimizado en el proceso de fabricación de las grandes marcas.

¬